CASCO DE MOTO PARA NIÑO: CONSEJOS PARA ELEGIR BIEN - Honda Moto

Ya sean pasajeros detrás de mamá/papá o ellos mismos moteros, los niños deben usar un casco adaptado a su morfología y a la práctica del motociclismo. Aquí encontrarás algunos consejos que te ayudarán a elegir el casco de moto infantil adecuado.

¿Estás pensando en llevar a tu hijo en moto? ¿Dentro de poco será lo suficientemente grande como para ir en el sidecar? ¿Cogerá el manillar de una minimoto? Tantas situaciones en las que tu pequeño motero tendrá que ponerse un casco… A pesar de que la idea de usar el caso de la bici o del patinete que tienes en el garaje suene tentadora, hay que descartarla, y no solo por razones de legislación: este tipo de cascos solo protegen la parte superior de la cabeza y no son capaces de soportar golpes a velocidades más altas. Por tanto, es recomendable elegir un casco infantil especialmente desarrollado para la práctica del motociclismo. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a ver las cosas con más claridad.

El peso, un criterio que no debe pasarse por alto

Al igual que con el casco de bicicleta, el hecho que tu hijo use un casco de moto para adultos en la talla XXS es otra falsa buena idea: incluso si de talla le va bien, el peso le resultará demasiado elevado. De hecho, aún más que para ti, el peso del casco de tu hijo debe ocupar un lugar primordial en el momento de la elección. La cabeza de nuestros hijos, proporcionalmente más pesada que la de un «mayor», ya implica una fuerte tensión en sus frágiles cervicales en caso de caída. Por eso, cuanto más joven sea el pasajero, más importante será reducir el peso de su casco en la medida de lo posible. Así, se acepta comúnmente que el casco de un niño no debe exceder 1/25 de su peso, en otras palabras, 1000 gramos para un aspirante a piloto de 25 kg. Consulta la siguiente tabla:

Edad 6 – 8 años 8 – 10 años 10 – 12 años
Peso del niño 20 kg 25 kg 35 kg
Peso máximo recomendado 800 g 1000 g 1400 g

¿Un casco jet o integral?

Lo ideal sigue siendo encontrar el compromiso perfecto entre la ligereza del casco y el nivel de protección. El casco jet es bastante correcto en términos de peso, y también en términos de presupuesto, pero por otro lado no tiene mentonera, una deficiencia importante en términos de seguridad. Elige el modelo que tenga la pantalla más larga posible, para mayor confort.

El casco integral garantiza por su parte un mayor nivel de protección, más adecuado en un uso puro por carretera, a costa de un peso superior al del jet. Algunos modelos están disponibles en dos tallas de calota para reducir la carga tanto como sea posible, una verdadera ventaja para los más pequeños.

Ergonomía y talla del casco infantil

En cuanto al confort, las características a tener en cuenta son las mismas que en un casco de adulto: ¿cuántos puntos de ventilación tiene el casco? ¿Las espumas interiores son desmontables y lavables? ¿Tiene la pantalla un tratamiento antivaho y antirrayaduras? Estos puntos, que a primera vista pueden parecer anecdóticos, se vuelven imprescindibles en el contexto de un uso habitual o en viajes más largos.

Para elegir la talla de casco correcta, comienza midiendo la circunferencia de la cabeza del niño. A continuación, utiliza este valor para encontrar la talla correcta en la guía de tallas específica de cada modelo (consulta la parte inferior de la ficha técnica de Motoblouz). ¿Estás dudando entre dos tallas? En caso de duda, elige el más pequeño de los dos: las espumas se asentarán naturalmente con el tiempo.

En cuanto al cierre, si es posible opta por una hebilla micrométrica, que te asegurará un ajuste más preciso que una automática. ¡No olvides comprobar que el ajuste sea el correcto antes de cada salida!

Presupuesto: De 75 a más de 200 €

Al igual que ocurre con los cascos para adultos, los precios pueden variar mucho según la gama del casco. Para un uso muy ocasional, encontrarás cascos desde los 75 €, mientras que, para un uso más habitual, probablemente tendrás que pagar más de 120 € (precios a título indicativo y sin promociones aplicadas).

Por último: ¿temes que tu pequeño motero se muestre reacio a la hora de ponérselo? Elige el casco con él: si encuentra el casco de su agrado, se lo pondrá más fácilmente. También considera dejarle personalizar el casco. Atención, nada de pintura sobre el casco, ¡solo pegatinas! Las pegatinas reflectantes son una ventaja. Y, tras una divertida sesión de ocio creativo, ¡el casco quedará totalmente personalizado!

Ah, y no olvides los guantes ni la chaqueta.